sábado, 5 de octubre de 2013

Hastío

         

    Esta actividad estaba pensada para niños bastante más pequeños. Te daban 4 viñetas bastante poco inspiradoras (una mujer (fea, fea, fea) yendo a comprar,cocinando y comiendo con otra persona). Y tenías que escribir la historia. Había poco espacio y poco tiempo, por eso es tan escueta. Pero me gusta.


Hastío


     Doña Josefa fue a comprar la comida para su hijo desagradecido, como todos los días desde hacía veinte años. Tras la charla insulsa de rigor con el tendero, se dirigió casa arrastrando los pies.

     Mientras cortaba las salchichas para que su hijo mimado no tuviera que esforzarse demasiado en masticar se cortó con el cuchillo. Viendo la sangre correr lenta y espesa por su dedo tuvo una extraña sensación. Con la mirada vacía, cogió el arsénico del armario (¿quién no guarda un poquito de arsénico para ocasiones especiales?) y se lo echó a la comida.

      Llevó los platos al comedor y llamó a su hijo. Junto, comieron sin dirigirse la palabra; el hijo mirando embobado la tele y la madre llorando en silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...